Bloc de notas

‘Nefandus’ Carlos Motta

Pecado nefando

Pecado nefando, el de sodomía. Así reza el Diccionario de la Real Academia Española. ¿Fuente o río?

La cita es en la habitación de un hotel. La número 26. El murmullo de lenguas es dispar: francés, inglés, portugués, alemán, chino. Hay sillas y dos camas, una a cada lado, y gentes repanchingadas sin concierto alguno. Los ventanales (des)aparecen cegados tras una cortina felpuda y la habitación está en penumbra. Solo una gran pantalla guía las miradas. La mirada.

Estamos de suerte: la cinta es en bucle y llegamos en el instante preciso en que acaba para empezar de nuevo. Aparece entonces un paisaje prístino que de “belleza salvaje” califica un concurrente. Es el río Don Diego, que nace en la Sierra Nevada colombiana y discurre hasta llegar al mar del Caribe. Hay árboles y maleza que denotan la existencia de monos, tucanes, guacamayas, iguanas, serpientes. El agua, cristalina, pura, transparente. Sobre ella, un hombre en una canoa alargada que se desliza con sosiego y en silencio.

Habla una voz. Fuera de pantalla. Hispana. Apacible. Clara. Mas lo que narra mancilla la quietud. Nos viene entonces a la mente el adjetivo “salvaje” que alguien ha pronunciado apenas hace nada en mitad de la sala. ¿Salvaje qué?

La voz nos habla de pecados nefandos. De actos de sodomía que tuvieron lugar en las Américas en tiempos de conquista. De cómo los españoles se horrorizaron al descubrir relaciones homoeróticas entre los nativos. De cómo los españoles sodomizaron hasta la muerte a miles de nativos con armas y demás lances a modo de castigo. ¿Salvaje quién?

El río discurre por este paisaje virgen. El agua es cristalina, pero la voz la tiñe de pronto de sangre. Apenas son doce minutos los que dura esta cinta cuyo relato da mucho que pensar. Se titula ‘Nefandus’ y le ha valido al artista Carlos Motta el Premio Catalonia Ramblas en la Feria de Videoarte LOOP 2013.

Esta entrada tiene 0 Comentarios

Dejar una respuesta