Bloc de notas

bremo01

A golpe de remo contra el Alzheimer

Texto publicado en EL PERIÓDICO DE CATALUNYA, edición del domingo 12 de julio de 2015.

“Ahora o nunca”. Más de treinta años de espera. Siempre supo que diría que sí. Desde los 18 años, y ahora tiene 53. Incluso ha diseñado un ‘platanito’ nuevo: el de ’90 millas contra el Alzheimer’. Así se llama al mallot clásico de remo. La selección española fue de las primeras en estrenar en los años ochenta este tipo de prenda. Como era amarillo y negro, alguien exclamó: ¡platanito! Lo bautizó sin saberlo.

Josep Ventosa es diseñador industrial. Cuando le llamaron en diciembre pasado Sinuhé Pérez y Jaime Ros, ideólogos de esta travesía, ni pestañeó. Dijo sí, y punto. Los tres son socios del Club Olímpic Barcelona. Les une desde chicos el deporte y la amistad. “¿Quieres hacer la travesía Mallorca-Barcelona contra el Alzheimer?”, le preguntaron. ¡Hecho! Cuentan con el impulso de la Obra Social ”la Caixa”. También con un bote muy especial: el ‘Pasqual Maragall’, y el apoyo de su fundación.

Faltaban dos remeros. Tenaces como ellos. Porque aquí lo que se juega es la solidez de la mente. Cabeza de hierro para acometer esta travesía épica. También para luchar contra un mal, el del olvido, que hace estragos en el cerebro humano. A fin de cuentas, un equipo de remo es como un grupo de investigadores. A base de dedicación, esfuerzo, paciencia, pericia y trabajo conjunto se obtienen los logros.

Àlex Moya tampoco dudó. Lo hace por su madre, Pepita, de 80 años, aquejada de Alzheimer, que ya no reconoce ni a su marido, Paco, de 83. También por sus tres hermanas: María José, María Teresa y Rita, que cuidan de la progenitora con mimo día y noche en el hogar de Amposta, y su hermano, Francesc Joan, alias ‘Fitxu’, que le enseñó a remar con solo 6 años. “De tan pequeño que era me ponían unos adaptadores en el bote, como las ruedecillas que se colocan en las bicis de los niños”, recuerda. El otro ‘pasajero’ es Stefano Ottazzi, diestro en el remo italiano.

Son los cinco remeros que componen la tripulación de ’90 millas contra el Alzheimer’. Entre todos suman 240 años. Hecha la cuenta, la media de edad es de 48 años. No es cuestión de fuerza física. “Para acometer una travesía tan dura como esta lo que necesitas es la solidez mental que te procura la madurez”, determina Ottazzi.

Las cifras lo avalan: entre Sóller y Barcelona hay 90 millas náuticas, es decir, el equivalente a 170 km en línea recta, y se necesitan 100.000 paladas y unas 20 horas reamando sin parar si se va a una velocidad media de 6 nudos (unos 10 km por hora). También un bote especial: el ‘Pasqual Maragall’. “El nombre del alcalde que tanto ha hecho por el deporte”, dicen al unísono Pérez y Ros. Se trata de un Filippi: la Fórmula 1 del mar. Tiene más de diez metros de eslora (largura), poco más de un metro de manga (anchura) y pesa 150 kilos.

Regresemos a Josep Ventosa, el diseñador. Treinta y cinco años atrás, porfió junto a unos chavales por hacer la travesía Mallorca-Barcelona. “Es muy peligroso: el bote puede partirse de un ‘pantocazo’ (golpe seco del casco sobre el agua al saltar entre las olas). Haced ahora la travesía Tarragona-Barcelona y el año que viene haremos la larga”, aconsejaron los séniors. Así lo hicieron: recorrieron con éxito las 50 millas náuticas que hay entre Tarraco y Barcino. “Fueron las once horas y seis minutos más largos de mi vida. Meses después lo intentaron otros con la misma yola y se les partió”.

El “año que viene” nunca llegó. Ventosa ha esperado 35 años. Por eso pensó “ahora o nunca”, cuando Sinuhé y Jaime le llamaron. Aquí está ahora, remando con todo su impulso por una buena causa junto a sus compañeros del Olímpic Barcelona. La campaña ’90 millas contra el Alzheimer’ invita también a participar a los ciudadanos para que aporten su granito de arena: con un solo euro (1€) por cabeza para investigar contra la enfermedad. La donación puede hacerse a través de www.reto90millas.com. Cuenta además con un blog que, palada tras palada, da cuenta de la hazaña.

Son muchos los ciudadanos y entidades que arropan a los cinco remeros. Como Tomàs Molina y el equipo de meteorología de TV3, el navegante Emilio Córdoba, patrón del velero nodriza ‘El Papan’, el entrenador Domingo Mayoral, las coordinadoras Eva Martínez y Marina de Javier, el Club Municipal de Vela de Barcelona, el Port de Sóller, Cuatrecasas, Trasmediterránea, Canal Olímpic de Catalunya, Postdata, Spall, Aguas Veri, Malabars, Decathlon, Overstims, los hoteles Sentido, Es Port, Marina y Generoso Beach de Sóller…

Porque en ningún sitio está escrito que la enfermedad del Alzheimer sea invencible.

FOTO: CARMEN SECANELLA // El equipo con su mejor lanza contra el Alzheimer: el remo. De izquierda a derecha, Sinuhé Pérez, Josep Ventosa, Jaime Ros, Àlex Moya y Jaume Ros (en lugar de Stefano Ottazzi, que vive en Italia).

Esta entrada tiene 0 Comentarios

Dejar una respuesta